Make your own free website on Tripod.com
RecesSo Saltillo

Home

LIBRE ACCESO
CONCIENCIA Y TECNOLOGÍA
EL EVENTO
SEXO SENTIDO
LA FIGURA
LEYENDA, MITO O REALIDAD
ENTREVISTA
Juan José de la Rosa, en busca de Atenas
REPORTAJE
LA PANTALLA
Kinky, la genuina voz del 'underground'
EN PORTADA
Festival del Centro Histórico
SALA DE ESPERA
'El Esquinero' le llaman
Gabriel Neaves, del actor al personaje
Juan José de la Rosa, en busca de Atenas

deportelocalint.jpg
Juan José de la Rosa

Dos ruedas

en busca de Atenas

El ciclista saltillense Juan José de la Rosa oxigena sus esperanzas de obtener un boleto a la justa olímpica respaldado en el poder de los pedales y una mentalidad ganadora


Por Hugo Divelha

La primera vez que Juan José De La Rosa Monsiváis subió a un podium internacional para ver hondear la bandera mexicana y escuchar las notas del himno nacional, una instantánea cobró vida en su mente: repetir este acto en Juegos Olímpicos.

Ahora, a sus 21 años de edad, este sueño está más cerca que nunca y a pesar de las lesiones y la mala suerte que lo ha perseguido en los últimos meses, sus ilusiones siguen vigentes para concretar sus ideales de triunfo.

Ranckeado en el 2002 como el séptimo ciclista más rápido del mundo y el número uno en América dentro de las pruebas de pista, este deportista originario de la Ciudad del Sarape cobija sus esperanzas en llegar a Atenas con una trayectoria plagada de grandes resultados.

A varios meses de distancia de la justa olímpica, Juan José hace un recuento de su fructífera carrera.

"A los cinco años de edad mi papá me compró la primera bicicleta y a los seis me regaló la primera bicicleta profesional de carreras, recuerdo que era una de color dorada, mi papá me siguió entrenando y a los siete años de edad gané mi primera medalla de bronce en un campeonato nacional en Chihuahua", expresa.

Su precoz talento en dos ruedas externado en cada competencia no es casualidad, pues pertenece a una dinastía de ciclistas de altos vuelos encabezada por su padre, Juan José De la Rosa Barrios, alguna vez campeón nacional de ciclismo.

"A los 14 años fui campeón nacional en pista, luego incursioné en la prueba de puntos y de scratch; después de ello, los directores técnicos nacionales voltearon los ojos hacia mi, al igual que la Federación Mexicana de Ciclismo porque era el único en el norte del País con estos resultados", señala el atleta.

Los Juegos Escolares en Cuba fueron su primera salida internacional y ahí ganó tres medallas de oro, una en ruta, otra en persecución de 50 kilómetros por equipos y otra en 3 mil metros.

"Con la obtención de estos resultados empecé a ir a mundiales y panamericanos", añade.

Pero conseguir estos resultados no fue fácil, pues el sacrificio es el eterno acompañante de un atleta de alto rendimiento.

"Dejas estudio, familia, novia, todo, tu vida cotidiana es el ciclismo y lo único que queda es entrenar, descansar y comer, sólo dos meses en el año descansa un ciclista.

"Yo siempre he sido muy disciplinado, siempre se me caracterizó por ser un muchacho serio, optimista, con sueños, un deportista buscando siempre la siguiente meta", precisa.

Un accidente automovilístico en diciembre pasado que le provocó una fractura expuesta de tibia y peroné en la pierna izquierda lo dejó fuera de varias competencias importantes que podrían abrirle el camino a Atenas, sin embargo, las posibilidades siguen latentes.

"En abril comenzaré a entrenar fuerte, firmé contrato con un equipo italiano y la idea es recobrar mi nivel, me perdí dos copas del mundo, pero nos quedan las de Amsterdam, Australia y el Panamericano, son tres oportunidades reales de conseguir un boleto.

"Me siento con la capacidad y el nivel para estar en Atenas, incluso ya le he ganado a un campeón mundial y en verdad les digo que estoy dispuesto a jugarme el físico con tal de representar a mi País".